domingo, septiembre 06, 2009

LA PICADA SEXUAL

Cosa mágica, complicada. ¿Por qué y cómo surge de repente la chispa erótica?

Mi vecina lleva ya varios años viviendo en el piso de abajo. De vez en cuando escucho la ducha, y me sube un olor muy profundo a gel o champú. Coincidíamos en la escalera, pero sin más. Me llevaba mejor con su marido que con ella.

Pero un día nos encontramos en la calle. Nos miramos. Me di cuenta de que es muy pelirroja, hasta el punto de que tiene toda la piel llena de pequitas, y los ojos color marrón oscuro, y un culo que siempre lleva bien ceñido. Y, zas, surgió la chispa.

La encontré erótica, me cosquilleó la polla sólo mirarla. Ella abrió un poco la boca y creo que sintió lo mismo. Pero no lo sé.

Desde entonces cada vez que la encuentro en la escalera todo mi cuerpo se estira hacia ella, aspiro profundamente, y me imagino sus pechos llenos de pecas, sus pezones claros, el pelo púbico rojizo y delicado. Ella reacciona de forma distinta a cómo lo hacía antes. Las mujeres lo notan. Hay una especie de corriente invisible y no sé si le gusta o la pone en guardia.

Cuando se ducha debajo mío, abro la ventana y huelo ese perfume que me pone, me pone. Me acompaña toda la mañana.

¿Qué pasó en aquel momento? ¿Por qué justo entonces ella se convirtió en mi mito erótico y ahora me hago pajas encima suyo, pensando en que la penetro y la hago gemir?

Cosa mágica, misteriosa.

La picada sexual.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

acabo de descubrir tu blog y me ha gustado mucho leer algo escrito por un hombre. La mayoría de los blogs que descubría eran de mujeres. Pero el tuyo me gusta mucho y te voy a poner entre mis favoritos.

Baile Antiguo dijo...

Cosa mágica, misteriosa y poderosa, también.

Six X dijo...

Me he pasado el día rebuscando entre blogs y el tuyo me ha sorprendido. Espero tener tiempo de saborearlo, pero de momento debo decirte que me gusta mucho cómo piensas y cómo lo expresas. Sin duda continuaré leyéndote.

Anónimo dijo...

gracias por vuestros comentarios.

B.E.

La niña mala dijo...

Ays el deseo, es "cosa" pegajosa y misteriosa...

mar dijo...

si... tienes razón las mujeres lo notamos...

me gusta tu picada...

besos...