miércoles, febrero 18, 2009

PERFUME DE MUJER






Fíjate en los animales machos cuando huelen una hembra en celo. Los ojos se les desencajan, aspiran profundamente, casi saborean ese perfume revelador que les dispara un comportamiento instintivo del que no pueden escapar.

Esa complejidad de los aromas puede aplicarse a la mujer. Olida por un hombre, es un paisaje. Tan complejo, tan rico, tan perturbador, que harían falta libros para explicarlo. Sólo el sexo se merece un tratado.

El vello público tiene un olor muy amortiguado en su parte superior, donde se riza y combina con la piel del vientre. Pero a medida que desciendes por los lados, ese perfume se va estirando como la niebla de un bosque. Con la misma particularidad que el musgo. Olor flotante, un poco frío, de rastro.

Si entras en la parte central del pubis, antes de los labios, tiene un rastro un poco acre de otros fluidos, pero ya se anuncia el perfume absoluto que está más abajo. Es imposible quedarte allí, has de buscar como un caminante sediento esa fuente escondida entre el vello que es blanca y aérea a la vez. Y tiene un perfume tan dulzón, tan lleno de significados. Porque habla de intimidad, habla de entraña, habla de pasión y de amor, se llena de unos líquidos embriagantes como el licor, fugaces y permanentes a la vez.

¡Quién pudiera describir esa riqueza aromática que, como a los animales, te enloquece!

6 comentarios:

Abriéndome dijo...

Es cierto. Yo nunca he podido describirlo...

Abriéndome dijo...

Y oye, me estoy leyendo tu blog de pe a pa. Es de lo más interesante que he encontrado...

Anónimo dijo...

Gracias Abriéndome.
Siempre está bien que te hagan comentarios...

BE

EroticArt dijo...

Wow...no comments

bella dijo...

me pasa lo mismo, Abriedome!
No tiene desperdicio...

Simone dijo...

Que delicia!!! Y cuando combinas el olor de ella y de el, de sudor,de saliva, de feromonas que todos se combinan durante el sexo, el olor es embriagantemente exquisito!