viernes, julio 07, 2006

SU SEXO

Después de un tiempo de colgar fotos suyas desnuda, tumbada en las rocas, sentada, mirándome, dormida, creía que ya lo había hecho todo. Incluso cuando colgué aquella foto de la cruz que forma su culo, con los pelitos más íntimos sobre un fondo desenfocado de piel clara. Pero me quedaba todavía algo más. Era dar su sexo.

Y no tenía más que una foto. Se la robé un día en París, mientras ella dormía en el hotel. Está como desmayada, con las piernas abiertas, y se ve la piel delicada de su sexo entreabierta. La mata de pelo púbico, los pechos y sus labios de dormida.
Era una polaroid y la verdad es que no salía muy bonita de color. De manera que la traté un poco dándole este aspecto de blanco y negro un poco verdoso. Ahora sé que unas 70 personas ya la han visto y que el último secreto que quedaba por desvelar se ha cumplido.
Me proporciona una secreta excitación. Pero al mismo tiempo no sé cómo ir más lejos aún.

1 comentario:

Isabela dijo...

Me gusta tu estilo.. Vendré a visitarte

ISabela