miércoles, junio 02, 2010

LOS SENOS



Gómez de la Serna escribió un libro magnífico titulado: "Senos". Una colección de imágenes y metáforas sobre esos apéndices femeninos que tantas cosas han movido en Occidente. Que han hecho despertar de su sueño a billones de pollas a lo largo de la historia. Porque el desnudo es cultural, y no es lo mismo Africa o Asia que Europa. De ahí también el morbo.

Esos pechos femeninos, ondulantes, profundos, dulces sin tener sabor, coronados por la fresa de piel y que se hunden en las manos y los abrazos del deseo. Son pechos más imaginados que reales, que están en la mente de todos los hombres. Como una remergencia del pecho primigenio de la madre, un juego muy edipiano de buscar ser de nuevo un bebé en brazos de la amante.

Gracias a esas turbulencias libidinosas, algo que podía ser tan soso como unas tetas se llena de poesía y metafísica. Y para ello es necesaria la colaboración social, el puritanismo.

Son episodios tan ridículos como la ganadora de Eurovisión en una piscina, las que mueven críticas y noticias por todo el mundo. Escándalo, páginas de diarios.

Una chorrada si no fuera por el poder inmenso de los senos femeninos.

2 comentarios:

belkis dijo...

Siempre me ha resultado muy curiosa esa atracción que sentís los hombres por nuestros pechos.
Quizás sea porque yo nunca los vi como arma de seducción y deseo, sino como dos apéndices como dices. Creo que debería haber explotado más su poder erótico.
Creo que voy a intentarlo aunque ya tengo delante a una enemiga que me lo pondrá muy, muy difícil: la fuerza de la gravedad.
Un buen post. Te lo valoraría como genial si hubiese donde hacerlo. Saludos.

montis insania dijo...

¡Muchas gracias!
B E